Curiosidades mezquita de córdoba
TIEMPO DE LECTURA: 3 minutos

Pasarás o habrás pasado por delante de ella si alguna vez has estado en Córdoba, te lo aseguramos. De hecho, dudamos mucho que no te hayas quedado con la boca abierta cuando la hayas visto frente a ti. Sin duda alguna, es el monumento más importante de toda la ciudad, pero, aunque es visitada por miles de turistas a lo largo del año, no todo el mundo conoce en profundidad. Como queremos que conozcas hasta lo más secreto de esta, en este post, te traemos toda la información necesaria para visitar la mezquita de Córdoba que todo visitante debería conocer.

Historia de la mezquita de Córdoba

La Mezquita de Córdoba, tal y como la conocemos a día de hoy, se construyó en el siglo VII cuando la ciudad estaba bajo el mandato de Abd Ar-Rahman I. Se aprovecharon los restos de la basílica de San Vicente Mártir, una iglesia visigoda, para levantar una mezquita que consiguiese eclipsar a Bizancio y Bagdad. Poco a poco y, sobre todo, gracias a la ayuda económica de otros califatos, la mezquita siguió creciendo.

En 1263, el edificio pasa a manos de los cristianos cuando estos conquistan la ciudad. Reconvirtieron el edificio en una iglesia, de acuerdo a las órdenes de Fernando III de Castilla. A diferencia de los árabes, estos deciden mantener gran parte de la mezquita, en parte debido a la belleza ornamental de muchas de sus partes.

Cuando el rey Carlos V llega al poder, este añade una nave propia de una catedral para darle un mayor tamaño, aunque años después se arrepintió públicamente de dicha decisión.

 

Exterior mezquita de Córdoba curiosidades

El edificio de la mezquita de Córdoba

Se trata de un edificio de estilo mudéjar del siglo XV y podrás acceder hasta él, a través de la Puerta del Perdón, por el lado norte del edificio. Nada más acceder, verás el patio de los Naranjos, aunque en tiempo del califato se conocía como el patio de las Abluciones. A día de hoy, este conserva en gran parte su estructura original.

Allí, también encontrarás el alminar, decorado con estilo herreriano y datado del siglo XVII.

Una vez cruzado el patio, a través de la puerta de las Palmas, se accede al interior de la mezquita. Esta está conformada por 856 columnas compuestas de mármol, jaspe y granito. Aunque en la antigüedad llegó un momento en el que había 1.003 columnas en total. Sobre estas, se apoyan 365 arcos de herrería bicolores, los cuales seguro habrás visto en algún momento fotografiados.

En cuanto al mihrab, este está elaborado a partir de mármol, estuco y una serie de mosaicos bizantinos coloreados sobre el fondo de oro y bronce, combinados con cobre y plata. El lucernario, por su parte, sigue conservando los arcos lobulados de los muros y la zona de la cúpula.

La zona de la cabecera está formada por una serie de cúpulas a base de arcos cruzados.

Cuando la ciudad de Córdoba es conquistada por los cristianos, estos aprovechan la estructura de la mezquita para reconvertirla en una iglesia. Por tanto, utilizaron las naves centrales para reconstruir una catedral renacentista.

Información de interés

Si ya tienes claro que vas a visitar la mezquita, esta es toda la información que necesitas saber.

¿Cuál es el precio? La entrada general cuesta 11 €, aunque puedes visitarla de manera gratuita de lunes a sábado, de 8:30 h a 9:15 h, pero no podrás entrar a la parte de Catedral de la mezquita. Los niños entre 10 y 14 años tan solo tienen que pagar 5 €

¿Cuál es su horario? La mezquita está abierta todos los días de la semana, de 10 h a 19 h. Eso sí, ten en cuenta que se cierra el acceso a turistas y visitantes media hora antes del cierre.

¡Ah! Y si vas a visitarla, algo que también debes saber es que no hay carteles explicativos en su interior, así que te dejamos nuestro post sobre curiosidades de la Mezquita por aquí para que sepas un poco más sobre ella.