Escalera Los patios cordobeses
TIEMPO DE LECTURA: 3 minutos

Córdoba es una ciudad de calle, de vivir en los restaurantes, de disfrutar de sus tapas, de conocer su arquitectura y, por supuesto, de conocer sus patios. ¿Has oído hablar alguna vez de los patios cordobeses? En este post, te contamos todo lo que necesitas saber sobre ellos.

Origen y evolución

Aunque para todo turista un patio es un patio, para los cordobeses hay diferentes tipos: corral, patinete, patio de luces, huerto, parque o jardín. Y es que la ciudad cuenta con tal cantidad de patios que necesita disponer de diferentes categorías para poder clasificarlo.

Gran parte de los patios en Córdoba pertenecen a la categoría de corrales o casas de vecinos, empezando la mayoría de ellos su historia en el año 6.000 a.C aproximadamente. Por aquel entonces, las casas de Córdoba se construían de acuerdo a la arquitectura de las casas de Jericó y la ciudad turca de Çatal Üyúc.

También con influencia romana, las casas de la ciudad andaluza empiezan a conferirle cada vez más y más importancia al patio interior de la casa. Este aspecto también sería especialmente potenciado por la presencia árabe en la ciudad, aunque la caída del califato fue un golpe duro para la evolución artística de estos.

La continua presencia de cristianos y nazaríes en la zona ha provocado que en muchos de estos puedan observarse tanto aspectos de una cultura, como de la otra.

El patio cordobés, como lo conocemos en la actualidad, está formado por una entrada al patio, donde se sitúan las zonas comunes de la casa, ya sea lavaderos, cocina, aseos… Y, a partir de ahí, se da acceso a las viviendas de los vecinos. Por noma general, en el centro de este, suele encontrarse un pozo y la escalera que da acceso a las habitaciones de las plantas superiores.

Interior de los patios cordobeses

Centro de Interpretación de la Fiesta de los Patios

También conocido durante muchos años como ‘el patio de la Carmela’, se trata de una de las casas patio más emblemáticas de toda la ciudad de Córdoba. El centro de interpretación que se encuentra en su interior, se crea en el año 2012 cuando la UNESCO decide nombrar Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad a los patios cordobeses.

Concretamente, en este centro de interpretación y tratando de realzar el valor inmaterial de los patios, se centra en destacar la figura de aquellas personas que, de forma totalmente desinteresada, abren las puertas de sus patios para el disfrute de los vecinos y turistas, convirtiendo este momento en un aspecto clave de la identidad típica cordobesa.

A lo largo de todos sus años de vida, es uno de los patios cordobeses que más premios ha cosechado por su encanto, un total de 48. Si tú también quieres visitarlo, tan solo tienes que acercarte a la calle Trueque, 4, y disfrutar de este pequeño oasis urbano, decorado con macetas azules y pareces encaladas.

Festival de los Patios de Córdoba

Es una de las grandes fiesta de la ciudad de Córdoba, junto con la Semana Santa. Durante dos semanas consecutivas del mes de mayo, la ciudad celebra un concurso de patios que lleva a todos los vecinos a la calle.

Empezó a celebrar en 1921, cuando el ayuntamiento, visto el ímpetu que los vecinos ponían en la decoración de los patios, decidió crear su propio concurso para darles así mucho más prestigio. En la actualidad, la fiesta ya no tan solo se queda en la decoración de los patios, sino que la ciudad también se llena de concierto, actuaciones culturales y folclóricas. Además de ser un momento mágico de la ciudad, es una oportunidad única para disfrutar de grandes cantaores y bailaores de Andalucía. ¡Ah! y durante estos días, no olvides brindar, aunque sea una vez, con el vino Montilla-Moriles, el fino típico de estas fiestas que acompaña la mayor parte de las tapas que durante estos días se sirven.

Ahora que ya lo sabes todo, ¿vas a visitar Córdoba próximamente para conocerlos en vivo y en directo?